Megan Thee Stallion firmó con 1501 en febrero de 2018, pero marzo de 2020 introdujo una demanda inicial contra el sello, que según el mismo, buscaba renegociar aspectos de su primer contrato discográfico que ya no le gustaban después de firmó con un nuevo equipo de representantes en Roc Nation.

A fines del mes pasado, Megan Thee Stallion exigió formalmente $1 millón de su sello discográfico, 1501 Certified Entertainment, y reiteró su afirmación de que Something for Thee Hotties constituye un álbum bajo su acuerdo.

La discográfica, que fue fundada por el ex jugador de la MLB Carl Crawford, ha respondido a estas acusaciones a través de documentación legal en la que afirma que en realidad es la rapera quien le debe $10 millones.

Un acuerdo de marzo de 2021 modificó varios elementos del pacto inicial, y 1501 sostiene que la artista “ha aceptado los beneficios para ella” a través del contrato actualizado, pero también “se ha negado constantemente a cumplir con las disposiciones que no le gustan”.

Por último, en términos de la intrincada historia de la confrontación, 1501 y 300 Entertainment (ahora una subsidiaria de Warner Music Group) firmaron un acuerdo de distribución en noviembre de 2018. El último álbum de Megan Thee Stallion, que según la artista es la entrega final de su contrato con 1501, se filtró antes de su debut oficial, por lo que pidió a Warner Music que proporcione información sobre la parte o partes responsables.

1501 Certified Entertainment, además de negar la afirmación de que Something for Thee Hotties constituye un álbum según el contrato discográfico (si no es así, la artista todavía debe otro proyecto a 1501), el sello discográfico de Megan Thee Stallion refutó la acusación de que pagó de menos regalías a la ganadora del Grammy, señalando que es 300 Entertainment la responsable de recolectar los pagos para distribuirlos luego a la discográfica.

sin embargo, 1501 reconoció que «actualmente está realizando una auditoría de 300 Entertainment para confirmar que los montos que cobra son correctos y adecuados», y procedió a delinear planes para compartir cualquier «regalía adicional» de 300 con Megan Thee Stallion de conformidad con los términos de su asentamiento.

“1501 luego retiene el monto al que tiene derecho en virtud de los contratos y paga cualquier saldo a Megan, después de ejercer su derecho contractual de recompensar cualquier monto que la artista le adeude. Todo el proceso entre Megan y 1501 es transparente”.

Por otro lado, el sello alega que Megan Thee Stallion supuestamente no pagó ninguna parte de los ingresos atribuibles a presentaciones en vivo, patrocinios, y otros esfuerzos de «entretenimiento», por lo que afirma tener derecho a $10 millones de ese dinero.

Las contrademandas integrales de 1501 Certified Entertainment también exigen el pago de Megan Thee Stallion por regalías supuestamente adeudadas de conformidad con «un acuerdo de catálogo parcial que se dice que firmó con Universal Music Publishing Group en enero de 2020.

Aunque 1501 retuvo su parte de sus derechos editoriales, la artista afirmó a Universal Music Publishing Group que ella tiene derecho a todos los ingresos editoriales, (tanto la parte correspondiente a la artista como la parte correspondiente a la editorial) lo cual es incorrecto. Megan se ha negado, a pesar de las repetidas demandas, a corregir esa tergiversación”, según 1501, que cree que esta supuesta tergiversación podría haber resultado en la pérdida de “millones de dólares”.

Finalmente, 1501 Certified Entertainment está buscando una orden que obligue a Megan Thee Stallion a cubrir sus gastos y honorarios ya incurridos en un trío de demandas por infracción en su contra (y cualquier demanda similar en el futuro) por sus supuestas obligaciones de defensa e indemnización.

×