En otra faceta nueva extraña del panorama del streaming contemporáneo, han estado apareciendo lo que se conoce como «colaboraciones falsas» en varias plataformas.

En principio, las colaboraciones falsas permiten que alguien se aproveche del éxito de un artista más establecido, gracias principalmente a una lista de reproducción algorítmica de Spotify llamada Release Radar.

Spotify genera colecciones personalizadas de Release Radar todos los viernes; cada uno está compuesto por música nueva de artistas que los usuarios siguen, artistas que los usuarios escuchan y algunos artistas sugeridos según los hábitos del usuario.

Este nuevo truco ha generado hilos de Reddit y videos de TikTok recientemente, con los usuarios quejándose de canciones que afirman incorporar contribuciones de Perfume Genius o Deerhunter, solo para descubrir que esos artistas no están realmente involucrados.

Las colaboraciones falsas pueden desviar los ingresos de streaming de los artistas que intentan seguir las reglas y enviarlos a aquellos que se sienten cómodos engañando a las personas para que reproduzcan su música, lo que puede ser solo ruido blanco, como fue el caso con una colaboración falsa de Lower Dens publicada recientemente.

Y las falsificaciones también pueden enojar a los oyentes, como lo demuestran varios comentarios de Reddit, ya que los fanáticos hacen clic con entusiasmo a través de la nueva música en su Release Radar, solo para descubrir que han sido engañados sobre lo que hay allí.

El otoño pasado, Spotify anunció que Release Radar “se ha convertido en una de las tres mejores listas de reproducción personalizadas para oyentes de todo el mundo”.

Es especialmente popular entre los usuarios de Spotify de entre 18 y 29 años, que representan más de la mitad de la audiencia de la lista de reproducción.

La capacidad de Release Radar para «generar escuchas» también lo convierte en un objetivo para aquellos que intentan jugar con el sistema.

Para hacerlo, la gente busca empresas de distribución que permitan a los artistas etiquetar a sus colaboradores sin su consentimiento. Una vez que el distribuidor transmite esa canción a los servicios de streaming, aparece como una pista con dos artistas, a pesar de que uno ignora la existencia de la música.

Las fuentes dicen que algunos de los artistas más destacados están en una «lista de bloqueo» mantenida por las discográficas, por lo que es difícil para un artista cualquiera acceder sigilosamente a la audiencia de una superestrella, y Spotify también tiene equipos de personas que trabajan para señalar colaboraciones falsas.

Pero hay mucha música nueva que se sube a los servicios de streaming todos los días, y las farsas se filtran.

Brett Rosenberg, un músico y bloguero que ha escrito sobre el fenómeno de la colaboración falsa, dice que comenzó a verlo aparecer regularmente hace aproximadamente un año.

«Se volvió cada vez más una molestia semanal», dice Rosenberg, hasta el punto en que aparecía un dúo fallido «tres o cuatro veces todos los viernes cuando mi lista se reinicia”.

Rosenberg ha observado cuentas que intentan jugar con el sistema pretendiendo colaborar con destacados actos independientes como Sharon Van Etten y Bat for Lashes.

El viernes pasado, 5 de agosto, descubrió nuevas colaboraciones falsas con Neon Indian, Lower Dens y Black Lips, todas canciones de 61 segundos con ilustraciones de aspecto muy similar.

Pero las personas detrás de las colaboraciones falsas no solo atraen a artistas independientes de renombre. La gente lanza colaboraciones falsas con bandas que están inactivas pero mantiene un número considerable de seguidores. También está sucediendo mucho con artistas que se han vuelto virales.

Un propietario de un sello discográfico cuyos artistas son atacados con bastante frecuencia de esta manera, estima que una colaboración falsa entre un artista desconocido y uno establecido que tiene 1 millón de seguidores en Spotify, puede generar entre 50,000 y 100,000 streams para el primero en 24 horas.

Si un artista nuevo puede montarse en los faldones de uno establecido sin ser detectado, se puede ganar dinero, aunque no es mucho dinero, tal vez $100 o $200.

Dado que no es un gran botín por sí solo, los mánagers cuyos artistas han sido etiquetados en colaboraciones falsas sospechan que las personas detrás de ellos los están publicando a gran escala, de la misma manera que una estafa de phishing se basa en generar pequeñas sumas a partir de una amplia red de incautos

×